fbpx

Branding para empresas: qué es y cómo usarlo en tu negocio

Branding: Cómo generar una marca exitosamente

 

Cuando quieres lanzar un producto o servicio, ya sea algo grande o algo más pequeño y familiar, hay ciertos consejos que debes tener en cuenta. El branding es uno de ellos.

Estamos en la era de las oportunidades. Seguramente te has planteado ganar dinero de manera independiente. Tienes una idea que crees que podría funcionar, pero no sabes por dónde empezar a darle forma. Aquí te enseñaremos qué debes tener en cuenta para posicionar tu marca de la mejor manera. Desde el nombre, hasta los colores que la representan, cada detalle puede ser vital para generar una identidad. Te estás preguntando qué significa branding? Aquí vamos…

que es el branding es importante trucos negocios

Que es el Branding?

Antes de comenzar, veamos qué es el Branding. Dicho sencillamente, es el proceso que te permite diseñar tu nueva marca, darle un sentido. Es la esencia de tu negocio, aquello lo hace destacarse de los demás.

 

Dicho así, es simple, pero tiene sus detalles.

Vamos a detenernos en seis de ellos para que puedas darle a tu marca todo lo que necesita.

 

Branding en el Nombre de tu negocio u empresa

Para nombrar tu producto o servicio, es fundamental saber a quién estará dirigido. Debes imaginarte un tipo de persona al que le gustaría obtener lo que estás vendiendo. Piensa sobre su personalidad, sus posibles intereses, sus gustos, su modo de vida e incluso su vestimenta.

Puede ser que tu producto sea apropiado para mucha gente, o para un público en particular. Pero es importante que empieces a formular tu objetivo cuanto antes. Para eso, tienes que reflexionar sobre qué tipo de cliente será tu objetivo.

Preguntas clave:

¿A qué tipo de persona dirijo mi producto?

¿Quién es más probable que obtenga mi producto o servicio?

¿A quién le hace falta lo que estoy vendiendo?

¿Cómo es esa persona en detalle?

Ya lo podemos ver, te estás imaginando a tu “cliente objetivo”. Es momento de empezar a pensar el nombre. Dos palabras: fácil y memorable.

  • Fácil: Debe ser fácil de pronunciar, fácil de escribir, fácil de recordar, fácil de recomendar. Tomaremos dos ejemplos: Nike y Facebook. Ambos son fáciles de pronunciar. Una vez que los escuchas ya los recuerdas. La primera vez que hiciste tu cuenta en Facebook, ya podías recomendarlo con facilidad a un amigo o pariente.

Si te gusta un nombre para tu marca, pero es muy difícil de decir, la persona que compre tu producto lo intentará recordar sin éxito. No podrá recomendarlo, aunque quiera, y tu marca quedará en el olvido.

  • Memorable: Nike es la diosa de la victoria, aquello que buscamos cuando hacemos deporte. Facebook es una página de información y fotos, “Face” es cara, “book” es libro. No sólo son fáciles de pronunciar, sino que te están contando una historia. Y esa historia tiene que ver con el producto/servicio que están promocionando.

Por todos estos motivos, el nombre de estas dos empresas es memorable: tiene un sentido, genera una identidad.

Para saber más sobre cómo elegir un nombre para tu empresa, haz click aquí

 

Tipografía, importa el tipo de letra en el Branding?

Ya tenemos el nombre, ¡Fantástico! ¿Qué sigue ahora? El tipo de letras que compondrán ese nombre. Importa el tipo de letra para el branding de tu negocio?

 

Tu nombre ya dice algo, veamos ahora cómo lo tiene que decir.

Primero, saquemos lo más lógico del camino: debe ser legible. Si no se puede leer correctamente, es como si no se pudiera pronunciar. Tu nombre puede ser muy bonito de decir, pero debe ser igual de bonito de leer.

Ahora sí, empecemos con lo difícil. Nuevamente, viene a nosotros la palabra memorable. Las letras deben ser únicas. Cuando el usuario lea esas letras, debe identificarlas instantáneamente con tu producto. Piensa en Disney: esas letras no se olvidan fácil, y cualquier cosa escrita con ellas te recuerda al ratón.

Pensando aún en Disney, ¿qué tienen esas letras que son tan memorables? Parecen mágicas, sacadas de un cuento de hadas. Por eso es que tus letras deben mostrar tu marca de manera personal. Tienen que seguir el mismo sentido que todo lo demás. La tipografía debe comunicar la idea que queremos transmitir.

Preguntas clave:

¿Qué quiero transmitir con mi producto?

¿Qué tipo de letra se asemeja a esa idea que quiero comunicar?

¿Debe ser una letra flexible, sólida, divertida, segura, inteligente, elegante?

¿Cómo puedo relacionar mi cliente objetivo con mi tipografía?

Por supuesto, puedes crear tu propia tipografía, si sabes de arte o tienes alguien que te ayude. Pero si no tienes dotes artísticos, no te preocupes, hay muchas fuentes ya creadas de las que puedes elegir. A continuación, expondremos un pequeño listado de tipografías con sus características:

American Typewriter: Segura

Apple Chancery: Elegante

– DeFonarts: Divertida

– Roboto: Inteligente

– HanziPen TC: Flexible

Krungthep: Sólida

(Las tipografías pueden estar en tu programa de escritura, como Word, o bien pueden no estar. Algunas es necesario descargarlas. Haz click aquí para ver cómo descargar tipografías diferentes)

Para saber más sobre cómo elegir una tipografía para tu empresa, haz click aquí

 

Branding utilizado para tu Logo

Vamos a repetir lo mismo una y otra vez: debes comunicar una identidad. El logo es uno de los aspectos más importantes de tu marca. Ya sea una palabra, un dibujo, o una mezcla de las dos, el logo es lo que el cliente reconocerá con más facilidad. El branding de tu marca ayudará a eso.

Es muy importante que tu producto se vea bien. Hoy la mayoría de la información entra por los ojos. No podemos dejar de lado lo estético de tu marca, por eso veremos cómo elegir el logo perfecto.

El logo no sólo comunica una identidad, además comunica sentimientos. Tu cliente se sentirá de una manera determinada al ver el logotipo que le enseñes.

Al igual que la tipografía, tu logo puede provocar sinceridad, firmeza, positividad, protección, apertura, entretenimiento.

– Debe ser notable, único, fácilmente destacable. Piensa en los logos de las grandes empresas. Es necesario que encuentres un concepto visual que sobresalga y llame la atención.

– Por supuesto, como siempre, no debes olvidar que tu marca es mucho más que una marca. Es una idea, una noción que estás transmitiendo sobre tu producto. ¿Tu nombre y tu tipografía están relacionados? El logo debe estarlo también. Debe transmitir esa idea que quieres comunicar.

– La gente debe recordar tu nombre. Pero, ¿sabes qué se recuerda más fácil que las palabras? Las imágenes. Si generas una imagen lo suficientemente creativa para ser recordada, estás por buen camino.

– Mantenlo limpio. Cuando creamos una imagen, es fácil dejarse llevar y agregar muchos detalles. En este caso, menos es más. Si el logotipo es sencillo, pero igualmente puede transmitir una idea, tendrás mejores chances de que sea recordado.

Preguntas clave:

(antes de elegirlo)

¿Qué quiero transmitir con mi logo?

¿Es mejor que sea una palabra sola, una sigla, un dibujo, o una mezcla de atributos?

¿Con qué tipo de diseño se relacionarían mis clientes?

(Cuando ya me decidí por uno)

¿Es un diseño creativo?

¿Tiene que ver con lo que quiero expresar?

¿Es un logo “limpio”, o tiene demasiados detalles?

Recomendamos que, si no eres diseñador, obtengas los servicios de uno para hacer tu logotipo. De todas maneras, hoy hay miles de oportunidades para hacer logos de una manera más “casera”. Dejamos un pequeño listado de páginas para crear logos tú mismo.

https://www.logomaker.com/es/

https://es.freelogodesign.org/

https://logomakr.com/

https://www.freelogoservices.com/es/step1

Puedes también combinar ambas cosas: primero diseñas tu logo en internet, y luego llevas esa idea a un diseñador para que la mejore. Eso dependerá de ti.

Para saber más sobre cómo elegir un logotipo para tu empresa, haz click aquí

Y claro, ¿qué tiene el logo además de palabras e imágenes? Colores, por supuesto. Veamos qué se necesita para elegir los colores de tu marca.

Colores, son importantes para el Branding?

El logo, el nombre, la tipografía. En una bolsa, en una página de internet, en una tarjeta personal. Todo lo que tenga que ver con tu marca, y todos los lugares donde ella aparezca, estarán teñidos de colores. Es momento de ver cuáles son los indicados para comunicar tu idea, y tener éxito en tus ventas. Aquí es cuando entra el branding.

El impacto visual de tu marca es fundamental. Como dijimos al principio, cada detalle cuenta. El color no es la excepción. Los colores transmiten energías, sentimientos, emociones diversas. Podemos identificar nuestro producto con la tranquilidad, con la alegría, con la confianza o la intensidad. Todo esto gracias a la paleta de colores que elijamos.

La psicología de los colores nos dice que el matiz se relaciona con la personalidad y el estado de ánimo. El color que elijas puede hacer que tu cliente se identifique con tu marca más fácilmente. Y no sólo eso, también puede influenciarlo en uno u otro sentido.

Veamos qué colores se identificarán con diferentes aspectos de tu marca:

– Rojo: pasión, entusiasmo, fuerza, rapidez

– Azul: solidez, tecnología, seguridad, paz

– Verde: equilibrio, paz, crecimiento, salud

– Amarillo: diversión, optimismo, inspiración

– Negro: seriedad, sofisticación, control

– Blanco: simplicidad, balance, pureza

 

En otro post ofrecemos el listado completo de colores con la explicación de cada uno

Para saber más sobre cómo elegir los colores adecuados para tu empresa, haz click aquí

 

Fotografía y Branding

Es hora de mezclar todos los conceptos vistos hasta ahora. No nos cansaremos de repetir que la imagen visual es fundamental para vender tu marca hoy en día. La fotografía incluye todos los aspectos estéticos antes mencionados para el branding. Pero antes, ¿de qué se trata la fotografía de marca?

La fotografía es lo que representa visualmente todo tu negocio. A través de las imágenes, los colores y los tonos que elijas, podrás transmitir la identidad de tu marca.

¿Por qué es importante la fotografía?

Varias razones. La primera es la más evidente: el auge de las redes sociales. Es imprescindible que utilices estas vías para promocionarte, ya sea totalmente o parcialmente. Tu negocio puede existir sólo en las redes sociales, o valerse de ellas, pero siempre tendrás que usarlas.

La segunda razón es que es importante para la gente saber quién eres. Puedes mostrar tu imagen personal, a tu equipo de trabajo, fotos de clientes. Incluso puedes contratar “modelos” para que muestren el uso de tu producto. Sea cual sea el camino que elijas, la imagen debe tener un aspecto personal, humano. Esto hará tu producto o servicio más empático y deseable.

La fotografía puede ser la primera impresión del cliente hacia tu marca, por eso es tan importante.

Preguntas clave:

¿Qué historia quiero contar en la imagen?

¿Qué idea necesito transmitir?

¿Qué tipo de imagen llamaría la atención de mis clientes?

¿Tiene relación con la identidad de mi marca que quiero transmitir?

¿A quién elegiré para que aparezca en la foto? (yo mismo, mi equipo de trabajo, un modelo, mis clientes)

De aquí en más hay un camino enorme para recorrer.

Por eso, tenemos varias recomendaciones. Es útil ver fotos que usen otras marcas para inspirarte. Puedes hacer una lista básica de fotografías diferentes que quieras tener. Elijas los colores coherentes con tu imagen. Pienses qué aspecto de tu producto o servicio es importante que vean tus clientes. Y, por supuesto, si no tienes conocimientos de fotografía, deberás utilizar los servicios de un fotógrafo. Hay millones de detalles que se escapan al ojo común, que sólo un fotógrafo puede saber.

Para saber más sobre fotografía para tu empresa, haz click aquí

 

El Branding en Video

La idea del vídeo para tu marca es idéntica que las fotos, y tiene relación con todo lo que dijimos hasta ahora. La identidad de tu marca (branding) se transmitirá en tu nombre, tu tipografía, tu logo, los colores, las fotos y los vídeos.

En los vídeos que muestres a tus potenciales clientes demostrarás la personalidad de tu producto. Hay ciertas cualidades que deberás mostrar, y algunos tips que van a mejorar el tipo de video que realices:

  • Captar rápidamente la atención. Si en los primeros segundos no logramos captar la atención, el cliente se moverá rápidamente hacia otro lado. Un vídeo puede ser corto o largo, pero el comienzo debe ser siempre impactante.
  • Que recuerden lo que vieron. El potencial cliente tiene que acordarse de aquello que le quise comunicar. Ya sea por una imagen de alto impacto, o un concepto claramente transmitido, debe ser fácil de recordar.
  •  

Preguntas clave:

¿Qué debo mostrar en mi video para captar rápidamente la atención?

¿Qué lo hace diferente de los demás?

¿Qué parte del proceso es importante que muestre? (una necesidad del cliente, el producto terminado, la satisfacción de una persona usando mi producto, el proceso de creación)

¿Qué temas debo tratar?

¿Cómo puedo meter los diferentes aspectos de mi identidad (logo, colores) dentro del vídeo?

¿Qué tipo de música debo incluir?

Sucede lo mismo que con las fotos, pero aún más. Hay tantos detalles en un vídeo, que es necesario tener en cuenta todo lo posible. Desde el tono de voz, las personas, los colores, los cuadros de texto, la música, la longitud. No sólo eso, seguramente quieras tener varios vídeos distintos para cada plataforma. No será igual hacer un vídeo para tu página de internet que para tu Instagram. Al igual que el fotógrafo, recomendamos contratar un experto en filmación y edición de vídeos.

Para saber más sobre fotografía para tu empresa, haz click aquí

 

Branding: Consejos finales

Bueno, ya tienes para empezar a trabajar en el branding de tu negocio. Éstas áreas no son las únicas sobre las que tienes que ocuparte, pero son seis áreas esenciales. La creación y posicionado de tu marca en el mercado comienza mucho antes de lanzarla. Esperamos haberte ayudado a delinear los primeros pasos de tu negocio.

Ya sea un nuevo producto, un servicio que quieres reinventar, o una idea que quieres explotar, estos consejos te serán muy útiles. En cada apartado hemos colocado un link para que obtengas más información, por si te encuentras trabado en tu creatividad.

Recuerda que siempre debes:

Generar una idea coherente en todos los aspectos de tu marca

Ser claro en lo que quieres transmitir

Saber a qué tipo de cliente apuntas

Intentar impactar al cliente

Ser memorable

Ser creativo

Contratar ayuda profesional

¡Divertirte!

“Nada tarda tanto como aquello que no se empieza”

(Emile Auguste Chartier 1868-1951)

Deja un comentario